Hijos


pel-dia-de-la-mare-1-728

Me da coraje ver como llora Pablo; él, que en cinco años no ha venido a visitarme ni un solo día. Y también me da mucha rabia ver a Pilar, tan elegante, tan compungida, que hasta ha encargado un retrato mío de  porcelana, en forma de corazón, cursi de remate, cuando hace siglos que no me ha dicho ni una palabra amable y que no me ha dado ni un beso.

¡Ahora mismo le daría una buena paliza, por hipócritas!

Lástima que no me pueda levantar de ese ataúd de mierda.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s