Matrimonio


0

Cuando mi  esposa descubrió en mi ordenador el centenar de mails de amantes  del exclusivo club de contactos en el que me había inscrito hacía seis años, no pude negar las pruebas irrefutables de mi largo y glorioso adulterio. Herida y desengañada, me echó de casa. Y me fui, con algo de vergüenza, pero aliviado.

Ahora su abogado me ha pedido el divorcio. Dudo. Estoy hecho un lío.

Tras una profunda reflexión, he decidido que quiero reconquistar a mi mujer.

¡El exclusivo club de contactos solo admite gente casada!

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s